jump to navigation

Por qué eres así oe February 3, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
2 comments

A veces las mujeres pueden ser tan testarudas, que una sola llamada telefónica puede tirar al tacho todas las ideas y planes que puedo tener en mente y que no llego a decir por esa maldita llamada…

¿Por qué tiene que ser así? ¿Por qué esas veces sale mi otro yo y trato de meter mis manos por el auricular y sacudirla un poco para que deje de decir tanta tontería?

No me gustan los interrogatorios. No me gusta que me acribillen con preguntas tontas y fuera de lugar, que no hacen otra cosa que incrementar más mi molestia.

Se que las cosas siguen en pie, pero me doy cuenta que hay cosas que aún debemos cambiar para evitar, en el futuro, no tener que dormir en la sala o llegar a casa cuando esté dormido. Nunca permitiré eso… dije lo mismo de estas benditas llamadas.

Advertisements

Calor infernal y partes matrimoniales February 1, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
add a comment

partesPartes, invitaciones.. como quieran llamarlo. Ya tenía una idea de qué es lo que queríamos. Con el modelo en mano, me dispuse ir a preguntar cuántos más o menos nos costaría. Se que no pretendemos gastar demasiado en esto, pero lo bonito, algunas veces, nos puede salir caro.

– 300 partes, 200 tickets para la recepción y 150 tickets para shower, verdad?

– Si, supongo – respondí un poco aturdido por el sofocante calor del momento.

Mientras retumbaban en mis oídos una que otra palabra técnica – serigrafía, hot stamping y no se qué otra cosa – no dejaba de pensar en cuantas cosas faltaban por definir. Casi han pasado 20 días desde que nos embarcamos en esta aventura y aún no tenemos nada definido, puras cotizaciones nada mas.

Salí del lugar, proforma en mano, y me dispuse ir a otros lugares a comparar un poco los precios, pero luego de 2 cuadras mis poros me pedían a gritos algo de agua. Felizmente en julio no hace tanto calor, espero no llegar deshidratado a ese día.

Apúrate con el local January 26, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
2 comments

– ¿Te comunicaste con el tio del local?

– Nuestra organizadora nos va a sacar una cita para hablar con él este sábado en la tarde.

– ¿Vas a esperar hasta el sábado para hablarle? Ni cagando huevón. Cuando yo fui a ver el local para mi matri, ya había otra flaca que también quería para esa misma fecha y hora que el mio. No seas pendejo y apurate con eso porque sino te van a atrazar y te cagaron el bodorrio. Así que anda a verlo de una vez y lleva tus luquitas en el bolsillo para darle a cuenta algo al tío.

Esas últimas palabras me dejaron huevón. Y encima que me dieron el dato que el tío es medio fregao para esa vaina, todavía me dan más preocupaciones.

Moraleja: Si en el Perú te casas, no dejes nada para después. Y siempre anda con tus luquitas en el bolsillo.

¿Pollo o chancho? January 18, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
1 comment so far

Antes de meternos a ver de pleno el tema del local, aproveche mi día de descanso para comunicarme con un amigo, para mi, el mejor en quien podría confiar el tema de la comida. La bendita comida, un tema de mucho cuidado en toda recepción, y que sólo puede ser superado por la tonelada de barriles de chela que se puede uno tomar esa noche.

Me ofreció ir a verme esta mañana al trabajo y asi lo hice. Con su cartilla de platos bajo el brazo, ofreció darme toda la guía posible para poder tomar una buena decisión.

– ¿Prefieres chancho, pavo o pollo?

– Por mi, que vayan todos comiendo – pensé para los adentros de mi bolsillo ahuecado.

– Aquí tienes una lista de algunos platos que puedes servir con ensalada, puré o arroz – me dijo señalando el papel que tenía en mis manos, y que aún no había leído.

– Algo ligero nomás, pues será de noche y la comida puede caer pesada – atiné a contestar, tratando de mostrar que algo se de esto.

La verdad, me inclino por los medallones de pollo, lo mismo que comimos la noche de la pedida y que estuvo para chuparse los dedos. Pero eso lo decidiremos la próxima semana. Por ahora mi preocupación es el local. No me imagino tener todo listo y no conseguir local. A ver si me prestan la plaza de armas para toldearla.

Un poco de luz January 16, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
add a comment

Viernes. 7:40 de la noche. Apago mi pc, me despido de la gente de la oficina, tomó rápidamente un taxi y me dirijo a verlo. Estoy unos minutos retrazado de la hora pactada pero, bueno, sólo por esta vez.

– Sube para poder conversar tranquilos – me recibe inmediatamente y momentos después estábamos en su depa – oficina.

No puedo negar que el desorden y la ropa tirada en el piso me hizo voltear la mirada más de una vez para descubrir que se ocultaba debajo de esos periódicos en el piso, pero, en fin, me hacía recordar mucho a mi dormitorio.

– Disculpa el desorden, pero por tanto trabajo no he tenido tiempo de arreglar mi oficina.

– No te preocupes – le dije, y evité hacer cualquier comentario.

– Bueno, soy todo oídos.

Koky es un amigo experto en luminotécnica y efectos especiales. Lo conozco hace un tiempo y recién pude enterarme que también da sus servicios en recepciones.

– Alucina que pongamos un cañon seguidor y juegos de luces en el escenario de la orquesta – me dijo mostrando cada vez más una efusividad que nunca había visto.

La verdad no me parece mala idea, y se que sería una cosa fuera de lo común, pero lo que vino a continuación me rayó totalmente.

– ¿Te gustan los fuegos artificiales? Puedo hacer que toda la ciudad se entere que te estás casando.

Eso si que sobrepasó mis expectativas.

La organizadora de bodas January 13, 2006

Posted by cronicas in Uncategorized.
1 comment so far

Con apenas 6 meses para planificar todo, las campanas retumban cada vez más fuerte en todos lados.

Hace unos días conversamos con la organizadora de bodas. Idea o no de ella, yo la comparto pues, la verdad, no tengo ni tiempo para afeitarme, y menos lo voy a tener para visitar proveedores, ir de aqui allá, y con el horario que tengo en el trabajo…

– Mis honorarios son de 300 soles nada más – nos dijo esa noche, y creo que pudo ver nuestros rostros algo emocionados, pues no pensabamos pagarle más por el trabajo.

– No hay problema, pero ¿te podemos pagar en partes? – pregunté, por si las dudas.

Después de cerrar el trato, empezó a correr el tiempo. Lamentablemente la última navidad me regalaron un reloj y ahora me doy cuenta que el tiempo avanza como loco. Se da la partida!